FEDERICO VIÑAS DE NIÑO REPARTÍA COMIDA, AHORA LO HACE CON GOLES CLAVE EN AMÉRICA

95

Ciudad de México.- Federico Viñas se ha convertido en el hombre gol del América en la Liguilla del Apertura 2019, con dos goles cruciales: uno ante Tigres en Cuartos en el Volcán y el otro ante Morelia en Semifinales en el Azteca, que le dio el boleto a los azulcrema a la Final ante Rayados.

El joven delantero uruguayo de 21 años ha superado las expectativas no solo del propio club sino de la afición, siendo un jugador muy joven que desde su país natal describen como un chico muy tímido, pero que ya daba muestras de calidad.

Las Águilas lo captaron del modesto Juventud de las Piedras en Uruguay. Ahí, Viñas surgió de las inferiores del Liverpool de Montevideo, pero antes de llegar al Juventud tuvo que abandonar el futbol y dedicarse a ser repartidor de fiambre, un tipo de embutido muy característico de Uruguay.

«El recuerdo que yo tengo de él es que era un ‘botija’ (niño) muy tímido, muy callado, por lo menos desde el punto de vista exterior. A comparación de otros jugadores, siempre fue un gurí (un chico), un muchacho bastante reservado”, recordó, Eduardo Castro, miembro del área de Comunicación del Juventud y quien convivió por dos años con Viñas antes de emigrar al América.

Lo de meter goles importantes no es nuevo en la carrera de Viñas porque el atacante ahora azulcrema, fue parte fundamental del ascenso a Primera División que logró el Juventud a finales del año pasado, siendo goleador en el equipo.

«Por supuesto que emociona ver a un jugador que debutó con nosotros en Primera; estuvo dos años, hizo una notable campaña en Segunda, ascendió con el plantel a Primera y tuvo goles importantes en Segunda y en Primera. Un joven que se sabía que tiene proyección y futuro por sus condiciones» , agregó Castro.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *