PROMUEVE LA FUNDACIÓN “MARCELO OLÁN M.” UNA SOCIEDAD DE VALORES

166

Por Juan Carlos Rodríguez Terrazas/EL SINODAL DE TAMAULIPAS

Reynosa, Tam.- Tras largos meses de mucho trabajo y esfuerzo, la humilde familia formada por Zulema y Pedro López, que sufrieron la pérdida de su hogar en un incendio a mediados de febrero de este año, en hechos suscitados en la colonia 10 de Mayo; prácticamente ya están estrenando una vivienda nueva.

“Todo lo debemos a la labor desinteresada del licenciado Marcelo Olán Mendoza, quien al darse cuenta de nuestra precaria situación nos ayudó desde un principio como nadie más lo hizo, y encabezando los esfuerzos de su fundación, levantó tramo a tramo nuestro nuevo hogar”, señala la señora Zulema, madre de dos hijos y esposa de Pedro, un humilde jornalero.

Ambos recuerdan con un nudo en la garganta, como de la noche a la mañana se quedaron sin su sencilla vivienda de madera, cuando un corto circuito provocado por unas viejas instalaciones, desencadenó un dantesco incendio, perdiendo hasta lo más elemental y quedando prácticamente en la calle con dos menores de edad.

“La Fundación Marcelo Olán, A.C.”,  se presentó al día siguiente de los hechos llevando ropa, algunos enseres para el hogar, una gran despensa y hasta juguetes y una piñata para los niños.

Muchos pensaron ¿quién habría de tener ánimo para jugar en medio de las cenizas y el olor a tragedia?, pero el abogado y su grupo asumieron que sonreír y divertirse es el mejor remedio para la tristeza, y vaya que lo lograron, -dice la beneficiaria-.

Hoy a casi 9 meses, la casa de dos piezas está totalmente terminada con paredes, puertas, ventanas, placa y una preparación para una segunda planta que con paredes de block ya está avanzada hasta nivel de cerramiento.

“De la planta baja nos acaba de traer muestro ángel guardián, el concreto para terminar el piso y por la premura ya estamos viviendo aquí”, señala Pedro.

MARCELO ES MI ORGULLO

La señora Maricela, nueva integrante de la Fundación Marcelo Olán, recuerda como hace 17 años cuando Marcelo Olán, era solo un estudiante lleno de ilusiones, pero también de grandes carencias, trabajó con su hijo en la construcción de su casa; el estudiante aquel hoy convertido en un exitoso profesionista, ¡era albañil!

“Me llena de orgullo verlo triunfar y seguir apoyando a su gente con el entusiasmo y la humildad de siempre; me tocó en suerte conocerlo recién llegado de Huimanguillo, Tabasco, sin casa propia, sin familiares, sin un empleo, pero con la fe puesta en que las cosas se compondrían al paso del tiempo”, -platica con emoción-.

“El abogado Marcelo, es una historia digna de contarse, un ejemplo para miles de jóvenes mexicanos que solo ven la negrura del horizonte y que por ello no intentan abrirse camino, esforzándose más”, dijo la entrevistada, quien esta tarde conoció a Ulises Martínez Trejo, otro dinámico tabasqueño, paisano y amigo de Marcelo, y quien hoy en día, es diputado local del Partido Movimiento de Renegación Nacional (MORENA) en Reynosa, y que es uno de los soportes de la fundación humanitaria y filantrópica que apoya las causas más justas”.

“Dios los siga bendiciendo a ambos para que sigan apoyando a su gente”, expresarían las dos mujeres, que junto con los menores y el esposo de una de ellas los santiguaron antes de retirarse de la enésima visita a la construcción de la próxima casa de los López, donde, -a decir de la señora Zulema-, “hoy sabemos que hay gente buena en este mundo y para quienes tendremos siempre las puertas y  nuestro corazón abiertos, nuestras oraciones y la eterna gratitud por  la belleza de sus actos…”

“Pretendemos crear una sociedad de grandes valores humanos, por eso es este esfuerzo que compartimos con cientos de personas más que nos ayudan a ayudar a la medida de sus posibilidades, yo simplemente soy uno más del grupo”, respondería con sencillez el también Presidente de la Asociación 12 de Julio de Abogados en Acción y Reacción, Marcelo Olán Mendoza.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *