Reflejos de un Corazón/ Por: Juan Torito Ramírez

119

NUNCA ES TARDE 

Nunca será tarde, para poder realizar todas aquellas cosas que hemos soñado o anhelado. Nunca es tarde para retomar proyectos que se quedaron atrás en el tintero.

Nunca es tarde para pensar en cosas grandes y trabajar para alcanzar nuestros proyectos.

Nunca es tarde para visitar aquellos amigos, que tal vez la distancia y el tiempo han alejado

de nuestra vida.

Nunca es tarde para hacer una llamada a tus seres queridos para saber cómo están.

Nunca es tarde para abrazar a las personas que amas y tienes cerca.

Nunca es tarde para sentarte y admirar un amanecer o atardecer, sintiéndote dichoso de poder estar ahí.

Nunca es tarde para tener una buena comida, con esa persona que siempre has querido invitar.

Nunca es tarde para leer un buen libro y tomar ideas para mejorar tu vida.

Nunca es tarde dejar a un lado tu celular, y mirar a los ojos a la persona que tienes en frente para entablar una charla.

Nunca es tarde para escuchar a un amigo y hacerlo sentir importante.

Nunca es tarde para establecer empatía y apoyarnos mutuamente.

Nunca es tarde para resolver los problemas que antes hemos abandonado.

Nunca es tarde para dejar de quejarse o auto compadecerse.

Nunca es tarde para dejar de protestar contra el pasado y comenzar a educar para el futuro. Nunca es tarde para mirar al que sufre y consolarlo.

Nunca es tarde para tener compasión de aquel que lo ha perdido todo.

Nunca es tarde para regalar o robarse la sonrisa de quienes lo han perdido todo.

Nunca es tarde para pedir perdón a quien hemos dañado.

Nunca es tarde para amar y dejarse amar.

Nunca es tarde para sentirnos hermanos y cuidarnos los unos a los otros.

Nunca es tarde para cuidar la naturaleza y revertir el daño causado a nuestro planeta.

Nunca es tarde para reconstruir nuestra vida y darle un mejor rumbo.

Nunca es tarde para volver a Cristo aún a pesar de nuestras fallas.

Nunca es tarde para estar bajo la mirada protectora de Dios amoroso que es Cristo.

Nunca será demasiado tarde para enmendar nuestra vida y seguir a Cristo.

Nunca será tarde empezar a trabajar por lo que hemos pedido a Dios.

Nunca será tarde para comenzar a ser mejor mujer, mejor hombre, mejor persona.

Nunca será tarde para admirar la grandeza y riqueza que hay en nuestro corazón.

Nunca será tarde para amar a Cristo y ser feliz.

Y nunca será tarde para que me dejes tu comentario. Bonito día.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *