Propuestas Viables/ Por: Lic. Jesús Elías Ríos Reyna

40

Fortaleza Dorada 

Hay más gente de buena voluntad que criminales, por eso esta voz de un servidor estará hasta la muerte. Palabras de Roberto de la Madrid, periodista internacional que sirven de introducción para hablar de la transformación mundial.

Esta parece tener nombre y apellido, sin embargo más allá del oro y del dólar está la realidad de aquellos que queremos: la paz, la tranquilidad, el respeto; por encima del poder. Contradicciones, discursos; convicciones y valores.

Cuarenta mil dólares cuesta un kilo de oro, más de 700000 pesos mexicanos. Estados unidos pose 8133 toneladas, China 1842. Abrazamos la doctrina del patriotismo dice el ejecutivo norte americano, Rusia ha sido y sigue siendo una potencia nuclear, el Sarmat es un nuevo misil balístico súper potente; parte del arsenal ruso. China advierte, nadie está en posición de dictar lo que debe hacer. Irán presume capacidad de respuesta 10 veces mayor, ante un ataque.

La acumulación de oro más alta es la de estados unidos, la más baja la de China. En fin el oro NO es garantía, mientras que: el odio, las armas y el coraje SI constituyen un riesgo inminente de: guerra, sangre y destrucción.

Voto a la NO VIOLENCIA, pero reconozco que no solo las grandes potencias padecen el síndrome del más fuerte. En el tiempo reciente parece que hasta los particulares queremos: mostrar poder, aplastar, humillar; matar al más débil.

Individuos y naciones, tenemos el mismo problema; complejo de superioridad. Nadie quiere ser menos que el otro, Todos disputamos el primer lugar: unos con oro, otros con armas y algunos alterando la tranquilidad usando el pánico.

No es tiempo de confiar en el oro, no es tiempo de confiar en las armas. Es tiempo de: caminar en la verdad, trabajar para avanzar y compartir lo que se tiene con el que no puede conseguir: el alimento, la vestimenta y el refugio.

Estas son convicciones y valores, no discursos y contradicciones. Los imperios caen, los reinados terminan. “NI ORO, NI DÓLAR” Un voto a la vida, si el precio es la sangre, no estará perdida. La fuerza del hombre, en su FE radica.

No es prosa ni verso, tampoco Doctrina. Queridos lectores, triunfara la vida. Construir la historia es algo más que política, los hombres y las mujeres que somos la mayoría podemos cambiar las cosas; por el bien de la familia.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *