EL ÁRBITRO PERDONÓ A CRUZ AZUL, QUE AL FINAL PERDONÓ AL AMÉRICA

66

Ciudad de México.- La Final de Ida del Apertura 2018 terminó con un 0-0 lleno de paradojas, luego de que el árbitro le perdonó un penal a Cruz Azul, que a su vez perdonó al América con un gol cantado en los últimos minutos que terminó en el travesaño.

Esta noche los asistentes a la cancha del Estadio Azteca se tuvieron que conformar con aplaudir las pocas oportunidades que se generaron al ataque o festejar las grandes intervenciones de los arqueros, que aparecieron para mantener su marco en blanco.

La primera fue de Agustín Marchesín, quien se lució con un lance al minuto 9 para evitar que un cabezazo del Cata Domínguez se incrustara en su marco. La segunda fue de Chuy Corona, que aguantó firme un disparo bravo de Mateus Uribe dentro del área grande, ahogando el grito de gol de los aficionados azulcrema.

Las constantes faltas provocaron un juego sumamente pausado, en el cual ninguno de los equipos arriesgó de más para buscar la victoria. Si bien el cuadro cementero fue el que tuvo más tiempo el balón y se mostró ligeramente más dominante, nunca pudo llegar con claridad en jugada armada al área rival, al igual que las Águilas que no pudieron demostrar el derroche ofensivo con el que le ganaron a Pumas en las Semifinales.

Al minuto siete la polémica arbitral se hizo presente cuando ni Fernando Guerrero, árbitro central, ni el VAR, vieron una falta de Igor Lichnovsky sobre Bruno Valdez dentro del área, ante los fuertes reclamos de Miguel Herrera desde la banca, que tuvo que hacer dos cambios obligados por las lesiones de Mateus Uribe y Roger Martínez.

Mateus salió al minuto 54 en camilla luego de un salto en busca de una pelota junto a Lichnovsky. El colombiano cayó mal y tuvo que abandonar el terreno de juego. Quince minutos después su compatriota, Roger Martínez, tuvo que salir por una molestia en la pierna derecha.

Ya sobre el tiempo de compensación, Edgar Méndez tuvo la segunda llegada más clara para los celestes. En un mano a mano y antes de encarar a Marche, sacó un disparo que pegó en el travesaño provocando la última emoción de esta noche que terminó caliente entre jugadores y cuerpos técnicos, que el próximo domingo deberán definir al campeón del Apertura 2018.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *