Cartelera/ Por Humberto Gutiérrez

95

POR QUE LADO SERÁ EL MANOTAZO?

Mire usted lo que son las cosas. ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBADOR es presidente de México en 2018.

Si usted cree que los astros se alinean, puede que tenga razón, el clima político, social y el tiempo cálido, Jefes de Estado invitados de lejanas tierras, 1,800 representantes de medos de comunicación de cinco continentes.

Si a nivel mundial causa expectación el cambio de gobierno, imagínese en nuestro propio pueblo; en toda mi vida no he visto tanto entusiasmo, tanta popularidad, tanta ansiedad por ver el cambio, tantas veces prometido y otras tantas incumplido.

Es sorprendente la terquedad del político tabasqueño.

Cuantas veces lo quisieron bajar del caballo, se defendió.

Cuando en 2005 la NOMENCLATURA sintió que tenía espolones para alcanzar ser presidente de nuestro país, hicieron cuanto fue posible porque no llegara, hasta un juicio de desafuero les ganó.

En la mente del colectivo social -el pueblo no se equivoca- su presencia denota madurez del patriarca, 18 años se tardó en llegar a la presidencia, gobernó una de las ciudades más grande del planeta, con éxito.

Por más que le buscaron no encontraron signos de corrupción, los factores facticos, los medios de comunicación de le fueron a la yugular, el sector financiero llego a correr el rumor de que con su llegada por el suple hecho el peso de devaluaría, los hombres del dinero pagan la guerra sucia con desplegados.

Pero aun así, para el pueblo que votó, ya era un mártir.

En su discurso de una hora en el Congreso y de 1.30 en la Plaza del Zócalo, pude leer entre líneas que AMLO dice la verdad y, si acaso miente con la verdad.

Dijo que conoce la historia de México, es cierto, pues su tesis para su titulación se basó en el estudio “Proceso de formación del estado nacional en México 1821-1867”.

Fue Jefe de Gobierno del DF desde diciembre de 2009 al 29 de junio de 2015. Se separó del cargo para atender la audiencia del desafuero como jefe de gobierno.

Al ganar creo que el más importante juicio de la historia hasta esa fecha, desde el 20 de noviembre de 2009 fue presidente de un movimiento llamado de Regeneración Nacional.

Que tiempo después se consolidó como Partido Político: MORENA

Hace apenas tres años.

Pero más antes había sido Presidente del PRD, desde agosto de 1996 hasta abril de 1999.

Se opuso como muchos priistas al cambio de régimen económico neoliberal hace 36 años.

Hoy pondrá todo lo que este de su parte y del estado en volverle la dignidad a los mexicanos que se hayan empobrecido con un salario que no puede satisfacer las necesidades básicas.

Nos pidió que le tengamos confianza.

Como Jefe de Gobierno del Distrito Federal, sus niveles de aprobación alcanzados fueron superiores al 85%.  

Además, en una encuesta de la fundación londinense City Mayors lo calificaron como el segundo mejor alcalde del mundo.​

En su toma de protesta rompió con el régimen económico neoliberal, acusó de que las reformas no han traído las promesas de nuevas inversiones, y en cambio nuevos millonarios en cada sexenio aparecen.

“Esto de acabo”.

Creo que miente con la verdad al hablar de amnistía, del perdón del ejecutivo porque no está en sus facultades aplicar la ley, para esta el Poder Judicial y, así como al Poder Legislativo prometió respetar.

ENRIQUE PEÑA NIETO, entrega el poder en un escenario que hace seis años imposible imaginarlo, con un presidente que se va con la más baja aprobación y la más alta desaprobación de su gobierno, y con sucesor que llega con las más altas expectativas.

El que se va, deja pendientes. El que llega, afronta retos. Sobre todo, en seguridad, corrupción, desigualdad y crecimiento económico.

AMLO llega al relevo de gobierno con números nada optimistas: una economía estancada en un crecimiento que ronda el 2% -más hacia abajo que hacia arriba-; más de 125,000 homicidios dolosos (22,000 más que en el gobierno de Calderón); 21,602 desaparecidos (que se suman a los 13,808 del sexenio pasado), todavía 8 de cada 100 mexicanos que sobreviven en la pobreza extrema y salarios en declive desde 2008.

En el sexenio de Peña Nieto México cayó 20 lugares en el Índice de Percepción de Corrupción, que elabora la organización Transparencia Internacional.

Si en 2012 el país tuvo una calificación de 34 sobre 100 y ocupó el lugar 105 entre 176 naciones, en 2017 su calificación cayó a 29 puntos y en el ranking se posicionó en el sitio 135 de 180 países.

AMLO se aventó el reto para cada uno de los 100 asuntos públicos que enlistó, en cada uno ha ofrecido soluciones que ya adelantó en estos largos cinco meses de transición.

Sobre aviso no hay engaño, el que sepa leer que lea, el que sabe escuchar que escuche, AMLO se propone reducir el cobro oneroso de comisiones de la banca, 500 millones de pesos diarios es la ganancia del sector.

En los últimos 18 años, se sirvieron con la cuchara grande con autorización de los gobiernos.

Ahora, eso se acabó.

Habló de la fractura política, del perdón, de la amnistía, me imagino que es porque desea gobernar con libertad, sin intromisiones.

Rompe con los ex presidentes, si necesita consejo, lo llamará.

Hizo un llamado a los huachicoleros, desde abajo y hacia arriba, el mensaje corporal señalo un ¡¡ ya basta ¡¡ de la complicidad de funcionarios .

A todos los problemas que persisten, se suma la preocupación por la salud económica y financiara del país.

El propio presidente LOPEZ OBRADOR ha dicho que 700 mil millones de ha de llevar el servicio de la deuda pública.

Y no es para menos:

Para qué lado se moverá la mano de AMLO para dar el golpe al timón del barco?

Por el lado de los contratos, por el huachicol o por algún gobernador?

Mi correo: humbertografico@yahoo.com.mx twiter @cartelera1997




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *