CANELO Y GOLOVKIN, DE LINAJE BOXÍSTICO Y PESADO CON BULLYING Y GUERRA

12
Ciudad de México.- El mismo año que nació Canelo Álvarez, Gennady Golovkin recibió uno de los golpes más duros de su vida. En aquel 1990, GGG quedó marcado por la muerte de su hermano mayor Vadim, uno de los culpables de que el Campeón invicto de los pesos medios sea hoy una figura del boxeo.

Vadim perdió la vida en combate durante el conflicto de las repúblicas de la Unión Soviética, mismo que derivaría en la soberanía de Kazajstán. Pero a su funeral nunca llegó el cuerpo, mismo caso que con Sergey, el otro hermano mayor de GGG y quien cuatro años después repetiría la historia de Vadim, al morir en combate sin mayor explicación del gobierno.

Sergey y Vadim impulsaron a Gennady y a su mellizo Max a convertirse en boxeadores. Ambos se convirtieron en los mejores de Kazajistán en su división, pero cuando llegó el selectivo para asistir a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, optaron por no pelear por el mismo cupo.

“Justo antes de los Juegos Olímpicos me dijo ‘OK, quizás tu debas intentarlo primero'”, reveló alguna vez GGG sobre ese momento que separó el destino de ambos.

Quienes lo vieron pelear aseguran que Max tenía mejores cualidades que su invicto hermano. No obstante, diversas versiones apuntan a que tras la decisión familiar de que GGG fuera a Olímpicos en su lugar, lo orilló poco a poco al retiro, al grado de que ahora se dedica a cuidar a sus padres.

“No era tan dedicado como Gennady, todo le había llegado más fácil a Max de lo que ha sido para Gennady porque era más talentoso, pero no fue tan disciplinado”, comentó Abel Sánchez, entrenador de Golovkin hace unos años.

Así como GGG, Saúl Álvarez viene de cuna boxística. El Canelo tiene siete hermanos, seis de ellos hombres, todos dedicados al pugilismo.

Pero si algo impulsó al tapatío a convertirse en el boxeador que es hoy, fue el bullying que sufrió durante la infancia, producto de su cabello rojizo y que lo orilló a aprender a defenderse a puños.

Su hermano mayor, Rigoberto, fue principalmente quien lo orientó hacia esta disciplina. Canelo ingresó a gimnasio de Chepo Reynoso desde niño y así comenzó una carrera boxística en la que junto a sus hermanos, rompieron un Récord Guinness al montar una cartelera conformada únicamente por miembros de una misma familia en 2008.

Es así que el destino marcó el sendero tanto de GGG como de Canelo, quienes se enfrentaron hace un año en Las Vegas y protagonizaron un polémico desempate. Este fin de semana se reencontrarán en el ensogado, ambos con el ahínco de demostrar su valía y con el respaldo de sus familias, que siempre creyeron en ellos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *